Entrevista a Luis Ruiz Moya con motivo de una Campaña de Sensibilización para de Ahorro de Agua en un Ayuntamiento

Luis Ruiz Moya es el Director General de TEHSA (Tecnología Energética Hostelera y Sistemas de Ahorro, S. L.) .

¿Cómo se puede resumir las campañas de concienciación sobre el ahorro de agua que lleváis a cabo?

TEHSA la compañía que dirijo, y tengo el gusto de dirigir, está especializada en campañas de sensibilización de ahorro de agua. Llevamos varios años trabajando con diferentes ayuntamientos, comunidades autónomas y asociaciones profesionales desarrollando este tipo de campañas.

Aparte de las normativas u ordenanzas de ahorro de agua desarrolladas para un municipio, comunidad autónoma o asociación profesional. Nosotros recomendamos una campaña de sensibilización, para hacer llegar a comerciantes, técnicos, profesionales y población en general las tecnologías existentes para el ahorro de agua.

Nuestra función principal  es aplicar nuestro saber hacer en organizar esos eventos y que el usuario lo perciba. Esto es lo que realmente define  el éxito de estas campañas. Demostrar a la población que realmente lo de ahorrar agua merece la pena.

Según vuestra experiencia: ¿Tienen balance positivo estas campañas?

El enfoque que le damos a la campaña se diferencia de cualquier otra campaña en que “per se” ya vamos a conseguir reducir, siempre en cifras mínimas, un consumo estimado para una localidad de unas decenas de miles de metros cúbicos de agua. Es decir, ya tiene una acción directa, el propio regalo de los equipos, aunque el usuario no quiera ahorrar, va a reducir ese consumo. La ventaja radica en que no va a percibir que está ahorrando agua, ese es el truco de la campaña especial.

Evidentemente como podréis ver, tanto por la documentación, como por los ejemplos que nos acompañan, les explicamos, damos consejos y trucos y todo eso en vivo. Ponemos los medios para que los usuarios a través de distintos kits y equipos que se regalan, puedan comprobar con una bolsa calibrada cuanto están consumiendo. Una vez hecha la medición, que suele estar entre 12 y 16 litros por minuto, instalando un dispositivo perlizador, simplemente desenroscando el filtro antiguo a izquierdas y roscando el perlizador a derechas, con la mano o una llave, vamos a conseguir que esos consumos van a estar como mucho entre 5 y 6 litros por minuto, es decir, vamos a garantizar al usuario como mínimo entre un 40% ó 50% de ahorro de agua.

Claro, también se puede pensar que ahorrar en un grifo 4, 5 ó 6 litros por minuto no es gran cosa. Pero una familia media viene gastando al trimestre entre 45 y 70 metros cúbicos de agua, dependiendo del tipo de vivienda y numero de familiares, estas tecnologías con una inversión de entre 60 y 80 euros, permiten ahorrar más de 400 euros al año. La gente podría decir que ellos no pagan esa cantidad en agua, pero también se les olvida que en las viviendas una gran parte de agua consumida es agua caliente, y por tanto se ahorra en energía la misma proporción que para el ahorro de agua y donde está el ahorro no es sólo en el agua, sino también en la energía que utilizamos para calentarla.

Luís, yo ya he instalado el perlizador que comentas, ¿Por qué ahorra?, ¿Cuál es la tecnología dentro de este aparato?

Esa tecnología lo que está haciendo es que, en cualquier tipo de dispositivo, bien sea un eyector para fregadero o en un perlizador para lavabo o bidé, vamos a tener ese ahorro. ¿En qué estriba esta tecnología? . Estos equipos patentados por la compañía RST allá por el año 1.995, consisten en acelerar el agua y basándose en el efecto Venturi, succionar aire de la zona alrededor de la boquilla del aparato y lo mezclan con el agua. Una gota, por si, es una gota corriente de 100% agua, un perlizador (el nombre viene de perla), esa gota la convierte en una burbuja, de tal modo que es como un globo, lo que hace es insuflar aire en su interior, de ahí que dé la sensación de un mayor volumen de agua. Es por esto que en casas con poca presión de agua, parezca que ésta aumenta, lo que no es real, simplemente el agua está saliendo a más velocidad y mezclada con aire. El efecto con los jabones es mucho mas práctico y eficaz lo que redunda en consumir mucha menos agua.

¿Esto no es sólo para lavabos, para cocinas, etc?

Exacto, de hecho a las jornadas las denominamos show, porque lo que hacemos es llevar los equipos de demostración a estas jornadas. Hay unos expositores, con lavabos, fregaderos, inodoros, urinarios, de tal forma que el público va a poder ver y comprobar en vivo, meter las manos, y ver como no hay merma. Y además todos los que se acerquen se van a poder llevar los equipos para probarlos en sus casas, y ver que lo que les estamos contando no es una teoría, sino una realidad. Por ejemplo las duchas ecológicas, con la misma idea de acelerar el agua pero en cambio sin aportar aire, lo que hacemos es que el agua nos de mucho más fuerte y conseguimos la misma sensación de tener más agua, cuando realmente lo que está sucediendo es que nos golpea más fuerte. Estas duchas son utilizadas en multitud de cadenas hoteleras, son prácticamente irrompibles, así que son para toda la vida.

Toda esta tecnología es alemana. Como en todos los negocios ahora están aflorando empresas de China o Taiwán, pero no llegan a la altura de esta tecnología

Los chinos y orientales imitan muy bien pero luego no llegan a la calidad exigida por el usuario.

Estéticamente sí, en tecnología no. Es cierto que con el paso del tiempo se hará, estamos hablando de patentes del año 1.995 ya caducadas, y ahora mismo son las técnicas que están utilizando pueden llegar a alcanzarnos. Pero nuestro departamento de I+D+i está continuamente innovando y de hecho ya tenemos equipos nuevos con nueva  tecnología.

¿Se acabó la botella de plástico en la cisterna?

Desde mi punto de vista sí y aunque respeto este truco, que es uno de los que más agua ha ahorrado, lo que ocurre es que sacrificamos el confort. La gente que hemos tenido una botella incluida en el interior de la cisterna, al final resulta que no hemos tenido suficiente potencia de arrastre para arrastrar las deposiciones, aunque ha funcionado perfectamente con los líquidos, entonces ocurre que al final terminamos tirando dos veces y todas las 6 ó 7 veces anteriores en las que habíamos ahorrado, ahora las perdemos. Hoy en día hay tecnologías que mediante una serie de contrapesos y rearmes, consiguen no ahorrar un 40 o un 50 %, sino que se puede ahorrar hasta un 60 ó 70%. Con sea con sistemas de doble pulsador, con sistemas de contrapesos y siempre hablando de bajo coste, son inversiones de muy fácil recuperación.

¿No sería más conveniente para concienciar a todo el mundo que estos aparatos los regalaran los ayuntamientos?

Sí y no. Desde mi punto de vista como profesional, los ayuntamientos tienen tres misiones: primera, optimizar todos sus edificios, es decir, predicar con el ejemplo, segunda, poner las medidas y normativas, para que todas las nuevas construcciones sí incorporen los dispositivos de ahorro de serie y tercera realizar campañas de sensibilización para las construcciones existentes.

El regalar estos dispositivos a la población no sería justo, ya que unas personas pueden tener 3, 5 ó 10 grifos y otros 2, lo que produciría un agravio comparativo. Sin embargo una campaña de sensibilización, unos regalos de muestra, pueden ayudar a que la población conozca esos principios, y puedan por sí mismos probarlos. Y es que el principio del ahorro estriba en uno mismo, no tenemos que esperar a que venga el ayuntamiento, estamos hablando de ahorrar dinero, evitar emisiones de dióxido de carbono, ahorrar energía, yo creo que hoy en día, ¿a quien de nosotros no le interesa ahorrar 400 euros al año, como mínimo, por algo que no va a mermar nuestro confort?